Así es WAH Madrid, el show musical que se mira y se come

Ya hemos visto (y disfrutado) el espectáculo de moda de la capital y te contamos por qué es un planazo de cara a Semana Santa.

Escrito por
Lectura: 4 min

Es imposible ir a WAH Madrid y no salir con muy buen sabor de boca. Porque si no es por sus sorprendentes actuaciones, que fusionan géneros tan dispares como el ballet, el flamenco, el rock, la ópera o la música urbana, es por los suculentos platos que preparan en los distintos puestos de su mercado gastronómico. Un espectáculo para todos los sentidos que no hemos querido dejar de disfrutar.

Unos maniquíes ataviados al más puro estilo de la película ‘Eyes Wide Shut’ que esperan en el hall son la carta de presentación de WAH Madrid. Se trata de los miembros de la Nación Omega, un partido totalitario que ha prohibido la música y ante el que WAH se rebela. Tras atravesar un recorrido tétrico y algo lúgubre, con alguna sorpresita por el camino que no vamos a reventar aquí, cruzas la puerta principal para entrar a un amplio espacio de 2000 m² en el que, a través de 12 estaciones gastronómicas con show cooking, puedes viajar a través de los sabores de los continentes. Con precios que oscilan entre 8 y 14 euros la ración, cócteles por 14 euros y botellas de destilados que rondan los 180 euros, los visitantes se entregarán a un festín que nada tiene que envidiar a las bacanales romanas.

Se mira y se come

Da igual que seas de sushi, de tacos mexicanos o de burgers y hot dogs con un rollito muy american way of life. En los distintos puestos podrás darte el homenaje que mereces o bien tomarte un refrescante cóctel, si es que prefieres reservarte para comer mientras ves el espectáculo. Aunque todo es un bocado suculento, no puedes dejar de probar las lobster roll y las pizzettas. Todo ello mientras ves desfilar entre los distintos puestos artistas subidos a zancos, bailarines sobre guitarras mayúsculas y bailarinas muy sugerentes que van repartiendo copas de cava a modo de bienvenida.

Asimismo, cada cierto tiempo empieza una actuación enmarcada en la historia de WAH. Porque este espectáculo nos traslada desde el primer instante a un mundo distópico en el que la Nación Omega ha tomado el poder e iniciado una voraz represión que ha ido ganando espacio hasta prohibir algo tan necesario como la música. Pero un grupo de rebeldes ha creado Madrid WAH, el único reducto en el que aún se pueden disfrutar de algunos de los mejores temas. Por eso, además de buena música, mientras disfrutas de algún picoteo o trago, verás actuaciones de malabares e, incluso, recreaciones de combates llenos de adrenalina.

 

Toque de queda

Para la sesión de noche, las puertas de WAH se abren a las 20.00h y, para la función matinal, a las 13.00h, pero el gran espectáculo comienza aproximadamente una hora después, de modo que el visitante tenga un margen para conocer el espacio y tomarse algo. Eso sí, cuando suena el aviso, todos marchan ansiosos a ocupar su sitio para poder ver el show del que todos hablan. Y no es para menos si tenemos en cuenta que entre camareros, bailarines, cantantes y artistas de la función participan unas 1.000 personas.

El espectáculo es una mezcla de animadas coreografías, distintos estilos musicales tan dispares como el ballet, el heavy metal o la música electrónica. En cuanto a la puesta en escena, con sus luces, imágenes y vestuario te arrastra a un universo de guiños y referencias a la factoría Marvel, Disney, la Ópera de Berlín, o el Teatro Real. Además, en su playlist encontramos iconos inolvidables como Puccini, Lady Gaga, Paco de Lucía, Sia, Guns & Roses o David Guetta. Todo ello representado por un elenco de primer nivel que ha trabajado para Eurovisión, los Oscars y Broadway en el que encontramos a  ganadores de ‘La Voz’ como Rafa Blas y Lorena Santos, cantantes y bailarines de ‘El Rey León’, ‘El fantasma de la Ópera’ y las grandes producciones de Broadway, y músicos de festivales tan prestigiosos como Tomorrowland o Ushuaia Ibiza.

Y si piensas que una vez terminada la actuación la fiesta se acabó, te equivocas. El aftershow sigue siendo un derroche de música, bailes, luces y brindis que durante dos horas más ofrece al visitante una juerga épica inspirada en los night clubs neoyorquinos. ¿El precio? Desde 30 euros tienes tu butaca y acceso a todo el recinto. Pero por mucho que te contemos, lo mejor es que te pases por IFEMA y descubras por ti mismo/a por qué WAH es el espectáculo líder de la cartelera madrileña. ¿Planazo para Semana Santa, no?