¿Límites al humor? El de Chris Rock y otros sonados chistes de mal gusto

Ricky Gervais, Dave Chappelle, David Suárez... Estas son algunas de las bromas televisadas más incómodas que se recuerdan.

Escrito por
Lectura: 8 min

El infame bofetón que le dio Will Smith a Chris Rock en la pasada gala de los Oscars sigue dando mucho de qué hablar. La desafortunada broma del humorista sobre la alopecia de la esposa del actor, Jada, dio pie a una de las escenas más bochornosas de la historia de la televisión y ha terminado –de momento– con Smith renunciando a la Academia de Cine de Hollywood. Sin embargo, este no fue el único momento tenso de dicha gala ni la primera ocasión en la que Rock se ha pasado de gracioso. Y tampoco es el único chiste emitido en televisión que nos ha hecho replantearnos los límites delo humor. Aquí tienes algunos de los más míticos.

A la segunda va la vencida

Su nombre ha sido el más repetido y buscado desde que el pasado domingo Will Smith le propinara un guantazo en plena ceremonia de los Oscars. Gran parte de Hollywood se ha posicionado a su favor en defensa del humor y de la libertad de expresión, mientras que la venta de entradas de su show ‘Ego Death World Tour’ han aumentado exponencialmente. Pero el chiste atacando la alopecia de Jada Pinkett al compararla con la teniente O’Neil de la película de Ridley Scott no fue el único fuera de tono que se escuchó en la gala. El mismo Chris Rock también pecó de machista segundos antes al bromear con que Javier Bardem no podía ganar el Oscar si “su mujer”, Penélope Cruz, no ganaba el suyo para evitar problemas maritales –porque ya se sabe cómo son las mujeres…–. Pero a diferencia de Will Smith, la pareja de actores españoles reaccionó con un gran sentido del humor.

Amy Schumer vs. Kirsten Dunst

En general, en esta 94ª edición de los Premios Oscar el humor inteligente al estilo Gervais ha brillado por su ausencia. La actriz Amy Schumer también provocó un momento incómodo con Kirsten Dunst y Jesse Plemons, nominados a mejor actor y actriz de reparto por sus interpretaciones en ‘El poder del perro’ y que, además, son pareja en la vida real. La también humorista iba hablando sobre “los rellena asientos”, es decir, todas esas personas que estaban invitadas a la gala pero no tenían relevancia alguna, cuando se acercó a la pareja y señaló a Dunst como una de ellas. Pero no satisfecha con ello, Schumer decidió levantarla de su silla para sentarse en su sitio junto a Plemons, que no podía ocultar su desagrado por la humillación de su mujer.

Seth MacFarlane y su musical sobre los senos

Esta edición de los premios Oscar no ha sido la única que ha escandalizado a más de uno por sus cuestionadas bromas. Hay otras muy recordadas por momentos tan vergorzantes como el que protagonizó Seth MacFarlane, encargado de presentar la gala en 2013. Además de varios chistes de corte machista, el creador de ‘Padre de familia’ realizó un número musical en el que repasaba los desnudos de algunas de las actrices más famosas de Hollywood, como Naomi Watts, Charlize Theron, Penélope Cruz y Kate Winslet. Y por si esto fuera poco, el presentador también se burló del hackeo de las fotos íntimas de Scarlett Johansson, una de las grandes polémicas de ese año. Una performance que hoy día sería impensable.

Ricky Gervais en los Globos de Oro

Quienes conocen al humorista Ricky Gervais, creador de series como ‘The Office’ y ‘After Life’, saben de sobra que no tiene pelos en la lengua. Por eso, cuando se anunció que él sería el presentador de la gala de los Globos de Oro de 2010 todo Hollywood sabía lo que se le venía encima. En esta primera vez, el humorista británico se metió con los retoques estéticos de las celebrities, tachó a Mel Gibson de alcohólico y antisemita y bromeó sobre las adopciones de Angelina Jolie: “Puedes estar en el tercer mundo y ver la foto de Angelina Jolie y pensar: Mami”. Vamos, que tuvo para todos, pero nadie, aparentemente, se lo tomó demasiado mal.

Sin embargo, lo mejor vendría después. Gervais fue contratado para presentar también la gala del año siguiente, donde arrancó haciendo bromas sobre los problemas de Charlie Seen con el alcohol y las mujeres; aunque más polémico fue su chiste sobre Tom Cruise y John Travolta, a los que ridiculizó por formar parte de la Cienciología e insinuó que eran homosexuales “dentro del armario”. En 2012 volvió a la carga y se rió de Kim Kardashian, Mel Gibson –otra vez–, o Justin Bieber, pero sobre todo de La Asociación De La Prensa Extranjera, que es la que está detrás de esos premios, sobre la que lanzó insinuaciones de corrupción.

Y después de unos años de ausencia, el británico volvió con más fuerza que nunca en 2016. De hecho, su presentación en la gala de este año se considera la más polémica de todas. El británico, además de llamar a todos los allí presentes escoria y desviados sexuales, hizo varios comentarios sobre la transición de Caitlyn Jenner que fueron considerados tránsfobos, al asegurar que él había cambiado “aunque “no tanto como Bruce Jenner”. Además, Gervais se burló del peso de Jorge García, actor de la serie ‘Perdidos’, e hizo referencia a las acusaciones de abuso sexual de Roman Polanski. Su última vez como anfitrión de los Globos de Oro fue en 2020, de la que destacamos su ácido ataque contra Apple: “Apple ha entrado en la televisión con ‘The morning show’, un drama soberbio sobre la importancia de la dignidad y de hacer lo correcto hecho por una compañía que tiene factorías de esclavos en China”. Aquí puedes ver todas sus intervenciones al completo.

Dave Chappelle y su especial para Netflix

Es uno de los humoristas americanos más respetados, referente para muchos otros, pero tampoco ha estado exento de controversia. Una de las más fuertes estuvo ligada a su especial para Netflix, estrenado en 2021 y por el que se embolsó unos 20 millones de dólares. ‘The Closer’ ofendió a la comunidad LGTBI por sus chistes de corte tránsfobo, además de provocar protestas de los propios trabajadores de la plataforma, lo que puso a Netflix en una situación muy complicada. Chappelle dijo pertenecer al “equipo TERF” –feministas radicales que no creen que las mujeres transexuales sean mujeres–, y soltó cosas sobre los homosexuales como esta: “No soy tan aficionado a estos nuevos gays, demasiado sensibles, demasiado frágiles. Extraño a los gays de la vieja escuela… los gays de Stonewall”. A día de hoy, el especial sigue formando parte del catálogo de Netflix.

Dani Rovira y su burla a Ibiza

Los 29º Premios Goya se entregaron en el Madrid Marriott Auditorium Hotel en 2015 y, más allá de los discursos de los premiados, lo que más trascendió fue la desafortunada broma de Dani Rovira sobre la isla de Ibiza. Coincidiendo con las nominaciones de ‘La isla mínima’ y parodiando a la cinta de 1994 ‘Los peores años de nuestra vida’, el actor bromeó con lanzar una cinta que se titulara ‘Los peores años de nuestra isla mínima’, en la que destacaba, sobre todo, el factor drogas y discotecas para denigrar todas las opciones que ofrece la isla balear. Las chanzas no fueron acogidas demasiado bien por los ibicencos y el actor pidió disculpas públicamente pocos días después.

Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla en los Goya

Muchos tachan la 32ª gala de los Premios Goya como una de las más bochornosas de la historia. Y es que en España también tenemos entregas de premios con bromas fuera de tono. En esta edición de 2018, conducida por los cómicos Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla, se intentó reivindicar el papel de la mujer en el cine, pero terminó siendo todo lo contrario. Para empezar, toda la gala estuvo orquestada por hombres, ya que aparte de tener dos presentadores, los guionistas tras ellos eran Miguel Esteban, David Galán y Raúl Díaz Rivas. Además de rimar Goya con polla y hacer mansplainings a las invitadas, los manchegos comenzaron con una retahíla de chistes casposos hablando sobre las tareas domésticas, el brandi Soberano y un sinfín de clichés desfasados. “La gala una mierda pero joder qué guapo iba”, tuiteó Ernesto Sevilla quitándole hierro a las críticas.

Pablo Motos y sus entrevistadas en ‘El Hormiguero’

Más allá de las entregas de premios, las entrevistas en televisión también dejan a muchos con mal sabor de boca. En España, por ejemplo, son ya habituales las críticas al presentador Pablo Motos por algunos de los comentarios fuera de tono que hace en ‘El Hormiguero’. Los espectadores le reprochan, sobre todo, las preguntas machistas que en más de una ocasión ha realizado a sus entrevistadas. Uno de los momentos más bochornosos fue cuando, entrevistando a la cantante Shakira, le confesó que se la imaginaba bañándose desnuda en el mar, comiendo carne cruda y aullando. Con la periodista y escritora Mónica Carillo también se pasó de la ralla al preguntarle: “¿Crees que a los hombres les atraes tú y por eso les gusta leerte?, ¿Tú llevas bikini o bañador?. Una dinámica parecida a la que siguió con Blanca Suárez, Ana Fernández, Nadia de Santiago y Maggie Civantos, protagonistas de ‘Las chicas del cable’, a quienes preguntó si sabían perrear o con quién les gustaría compartir escena de cama.

El despido de David Suárez

El cómico David Suárez ha protagonizado más de una polémica. Desde su creación de ‘Famosos y una vieja’, esa serie de entrevistas en las que se humillaba y atacaba descaradamente al entrevistado, el humorista siempre ha encontrado en el ataque directo y el descaro su mejor tarjeta de presentación. De hecho, en 2016 fue contratado por Andrés Buenafuente para participar en el programa de Vodafone Yu ‘Late Motiv’, pero solo duró tres programas. ¿El motivo? Llamar “anciano rico maricón” a su jefe en directo. Así mismo, en 2019 la Cadena Ser decidió prescindir del cómico después de un desafortunado y ofensivo tuit de Suárez sobre las personas son Síndrome de Down por el que fue acusado de un delito de odio. Finalmente, el humorista resultó absuelto.

Foto apertura: NBC