Cuando a Bob Dylan le dio por enseñar el culo

Lleva de gira más de 30 años, pero ahora un nuevo documental de Martin Scorsese para Netflix nos cuenta lo que pasó en la loca gira ‘Rolling Thunder Revue’ de 1975.

Escrito por
Lectura: 5 min

La resaca de quienes la vivieron y disfrutaron aún perdura en sus cabezas. Una fiesta musical sin precedentes que llevó a Dylan a recorrer América del Norte durante los años 1975 y 1976 prácticamente con lo puesto y en caravana. Ahora, Martin Scorsese (‘Toro Salvaje’, ‘Taxi Driver’) recupera, en colaboración con Netflix, aquel excéntrico viaje en carretera en un documental que se estrena el 12 de junio. Bajo el título ‘Rolling Thunder Revue: A Bob Dylan Story by Martin Scorsese’, podremos ver imágenes inéditas de aquellas actuaciones y una entrevista exclusiva del propio artista, poco dado a interactuar con los periodistas. Los viejos rockeros sí saben cómo organizar un buen fiestón.

Acordes de carretera

‘Rolling Thunder Revue’ no fue una gira al uso. Aquellas actuaciones eran más propias del circo que de un concierto de rock. Había músicos, escritores, actores e incluso la madre del propio Dylan, que se subió en alguna ocasión al escenario. Lo que comenzó como una idea loca del músico estadounidense terminó convirtiéndose en una caravana itinerante a la que todo el mundo quería unirse. Durante 57 conciertos, repartidos entre ‘The Fall Tour’ en 1975 y ‘The Spring Tour’ en 1976, Dylan y compañía hicieron las delicias del respetable gracias a espectaculares improvisaciones, la mezcla de sonidos electrónicos y rock, coros y una estética muy glam. En cuanto al nombre, se especuló durante años que se debía a la operación Rolling Thunder que realizó el ejercito de Estados Unidos durante la Guerra de Vietnam, a modo de reivindicación. Pero nada más lejos de la realidad. Dylan utilizó el nombre de ‘Rolling Thunder Revue’ —en español, algo parecido a “el show del trueno rodante”— por los truenos que escuchó un día sentado fuera de su casa mientras pensaba un nombre para la misma.

De esta guisa se presentaba Dylan ante su público.

En buena compañía

Una de las particularidades por las que esta gira pasó a la historia fue por la heterogeneidad de los artistas que conformaban aquella inmensa banda. La idea de Dylan era ir con su grupo, pero como sus compañeros hasta entonces habían escogido otros caminos musicales decidió rodearse de un nuevo y variopinto elenco. Muchos, como Scarlett Rivera, Rob Stoner, Emmylou Harris o Hugh McCracken participaron desde el inicio en la grabación de ‘Desire’. Otros, como Joan Baez, Roger McGuinn o Ramblin’ Jack Elliott, se sumaron después. Además, artistas como Mick Ronson, guitarrista de David Bowie, el poeta de la generación beat Allen Ginsberg o la actriz Ronee Blakley también colaboraron de forma puntual.

El músico en compañía del escritor Allen Ginsberg.

Like a Rolling Stone

Nunca un concierto influyó tanto en la carrera de Bob Dylan como el que ofrecieron The Rolling Stone en el Madison Square Garden de Nueva York en 1972. Según Arthur Rosato, técnico de sonido de la película surrealista ‘Renaldo and Clara’ —filmada, dirigida y protagonizada por el propio Dylan durante la gira’—, el músico estadounidense revivió aquel día su interés por las actuaciones en directo al quedar impresionado por el grupo inglés. Tras retirarse temporalmente de los escenarios como consecuencia de un misterioso accidente de motocicleta en Woodstock en el año 66 —muchos fans escépticos creen que el incidente se exageró para alejar al artista de la ola mediática que vivía—, Dylan prefirió mantener un perfil público más bien bajo. Sin embargo, aquella actuación de sus ‘Satánicas Majestades’ hizo que el cantautor cambiara de idea y anunciara para 1974, ocho años después de su última gira, el ‘Bob Dylan and The Band 1974 Tour’, y un año más tarde, la ‘Rolling Thunder Revue’.

Disco reivindicativo

Pese a que ‘Desire’, el disco que grabó justo antes de comenzar la gira, tuvo una gran acogida entre la prensa y el público, no estuvo exento de polémica. Y es que el bueno de Bob, influenciado posiblemente por la atmósfera reivindicativa que respiraba Estados Unidos en la década de los 70 —inmerso en la Guerra de Vietnam y las luchas raciales—, compuso temas como Hurricane y Joey que dieron bastante de que hablar. El primero estaba dedicado al boxeador Rubin Carter, acusado, injustamente según Dylan, de triple homicidio; y, el segundo, interpretado por muchos como una alegoría de la vida del gánster ‘Joey Gallo’, famoso asesino de la ciudad de Nueva York durante los 60 y 70. A pesar de ello, el álbum salió a la venta en 1976 y copó durante cinco semanas el primer puesto de la lista estadounidense Billboard 200.

Sombra aquí, sombra allá

Dylan decidió aportar a sus conciertos un toque de virtuosismo, psicodelia y mucho desarrollo en los acordes de sus canciones. En muchas de ellas, el artista podía sobrepasar los 10 minutos de directo. Pero, por si fuera poco, el cantautor, acostumbrado a un estilo sobrio, se pintaba la cara de blanco o se ponía una máscara. Esto es porque el glam rock buscaba, tanto a través de la estética como de la música, romper con los cánones de masculinidad en el rock. Y si David Bowie fue su máximo exponente, Dylan también aportó su granito de arena.

Pintarse la cara de blanco se convirtió en su seña de identidad durante esta época.

Un road trip en forma de documental

Scorsese siempre ha mostrado su admiración por el cantante. Ya en el año 2005 filmó el documental ‘No Direction Home’, donde repasaba la influencia del cantautor en la cultura y música popular estadounidense. Ahora, con la ayuda de Netflix, el ganador de un Oscar a la mejor película por ‘Infiltrados’, prefiere dar a conocer lo que supuso la gira ‘Rolling Thunder Revue’, hablar sobre el espíritu de la época y profundizar en el momento artístico que atravesaba el cantante. El director se sirve de las grabaciones profesionales que se realizaron durante los conciertos y de imágenes de la película dirigida por Dylan, ‘Renaldo and Clara’. Una auténtica joya llena de curiosidades sobre el premio Nobel de Literatura.

Dylan cuando le enseño el culo al mundo.

**Artículo originalmente publicado en el número 52 de Vis-à-Vis. Pide tu ejemplar en papel en tienda.ploimedia.com o descarga la edición digital interactiva para iOS o Android. 

Foto Ken Regan