¿Vale la pena ver el nuevo documental de Netflix sobre Marilyn Monroe?

Respuesta rápida: sí, si sabes muy poco o casi nada sobre ella; y no, si estás más o menos al tanto de su vida, obra y muerte. Aquí te contamos más.

Escrito por
Lectura: 5 min

Todo el mundo habla del nuevo documental sobre Marilyn Monroe. Y es que la tentación rubia, a la que Kim Kardashian homenajeó en la pasada gala MET, ha movido y moverá ríos de tinta. Su deslumbrante sex appeal, sus profundas confesiones, su agria vida antes de ser actriz, sus romances y su trágica muerte siempre han llamado la atención y generado un sinfín de hipótesis. Ahora, Netflix aborda parte de estas cuestiones en ‘El misterio de Marilyn Monroe. Las cintas inéditas’, aunque lo cierto es que no termina de profundizar en ningún misterio ni muestra nada inédito.

Desde acusaciones de posible asesinato, teorías conspiratorias, involucración de la CIA, relaciones con la revolución cubana y hasta la posible implicación de los hermanos Kennedy. El oficialmente suicidio de la actriz en agosto de 1962 a los 36 años de edad sigue despertando muchos interrogantes. Así que ante un título tan pomposo que habla de misterios y grabaciones inéditas, uno podría esperarse algún bombazo informativo o que se descubriera alguna faceta desconocida de la actriz del Hollywood dorado. Pero no es el caso. A poco que conozcas al personaje y las teorías vertidas sobre su muerte, sentirás que ‘El misterio de Marilyn Monroe: Las cintas inéditas’ no aporta nada nuevo.

Dirigido por Emma Cooper, el documental de casi dos horas de duración parte de las grabaciones que tomó el periodista irlandés Anthony Summers mientras investigaba la muerte de Monroe en 1982. Esto fue a raíz de la apertura caso después de que el ex auxiliar forense del momento dijera que le habían obligado a firmar el certificado de defunción y que el diario de la actriz, conocido como ‘el diario rojo’, desapareció de las oficinas del forense. Con los testimonios de las 650 personas que entrevistó, Summers publicó en 1958 ‘Goddess: Las vidas secretas de Marilyn Monroe’, obra de la que han bebido la gran cantidad de teorías y mitos entorno a la actriz. Ahora, Netflix vuelve a darles voz. 

Nada nuevo

El principal punto fuerte de la pieza audiovisual es que está bien hilada y ordena cronológicamente gran parte de las cintas de Summers. Entre ellas encontramos las declaraciones de la mujer e hijos de Ralph Greenson, psiquiatra de la actriz, las narraciones de Eunice Murray, la asistenta que junto a su psiquiatra encontró su cuerpo, así como los testimonios de otros personajes más conocidos como John Huston, Jane Russell y Billy Wilder. Todas estas voces se acompañan de clips de película imaginarios de 8 mm de actores haciéndose pasar por los personajes que hablan. Un recurso con el que se intenta hacer más ameno el reportaje, aunque resulta extraño ver a un desconocido con la voz de Billy Wilder o Jane Russell y se echa en falta más aportaciones documentales, como fotografías o vídeos de archivo. 

F/ Michael Ochs Archives

Sin embargo, todo este repaso cronológico de la vida de la actriz, pese a contar con opiniones y anécdotas de personas que la trataron, es bastante superficial y sensacionalista. Parte de los datos son opiniones y valoraciones que dan los entrevistados a partir de sus sensaciones al tratarla o de cómo ellos veían a la actriz, mientras que otros sí que cuentan cosas que ella les dijo. Sin embargo, nada de esto desvela algo novedoso. El documental repasa su infancia en orfanatos y familias de acogida, tras el diagnóstico de su madre con esquizofrenia paranoide, su primer matrimonio con James E. Dougherty y los que le sucedieron con Joe DiMaggio y Arthur Miller. También se habla de su adicción a los barbitúricos y las anfetaminas, de su romance secreto con John F. Kennedy y su hermano, Robert F. Kennedy, para terminar con su misteriosa muerte.

Algunos de los datos más reveladores los encontramos al respecto de los malos tratos que sufrió Marilyn Monroe por parte de DiMaggiodurante el rodaje de ‘La tentación vive arriba’ o sobre su tortuoso matrimonio con Arthur Miller. Además, algunas de sus amistades la definen como alguien volátil que cambiaba de grupos de amigos cada cierto tiempo y que rara vez volvía a retomar el contacto con quienes dejaba atrás, fueran amantes o amigos. Porque lo de su affair con los Kennedy, su inestabilidad emocional y que tras esa imagen de mujer cándida e ingenua había una persona inteligente y decidida, ya era vox populi.

Marilyn preparándose para ir a la obra ‘La gata sobre el tejado de zinc’ en su habitación de hotel en el Hotel Ambassador el 24 de marzo de 1955 en Nueva York. F/ Michael Ochs Archives

La versión oficial

Y al llegar al quid de la cuestión y enfocarse en el hallazgo del cadáver de la actriz que, oficialmente, se suicidó con barbitúricos, todo sigue igual de ambiguo y difuso. El reportaje hace insinuaciones sobre la posible implicación de los Kennedy o los contactos de Monroe con ciertos sectores comunistas y el descontento de la CIA y el FBI. También habla del espionaje que el gobierno hizo a la actriz, algo que, al igual que muchas cosas, se conoce desde hace tiempo. Finalmente, Summers zanja todo diciendo que, a su parecer, Marilyn Monroe murió por suicidio o sobredosis accidental y que si se ocultaron pruebas como el diario fue para ocultar su romance con los Kennedy.

Con todo, el documental se hace ameno y, si no conoces nada o poco sobre la actriz, te sirve para tener una imagen general de ella y conocer muchos aspectos de su vida, así como para avivar la incertidumbre respecto a su muerte. Pero si te acercas a él por escuchar esas cintas inéditas, ya te avisamos que hay poco que valga la pena escuchar.

Foto apertura: Bettmann