Calabasas, algo más que el hogar de las Kardashian

Si estás buscando casa, esta urbanización repleta de celebrities en Los Ángeles quizá sea tu sitio.

Escrito por
Lectura: 5 min

No hace tanto que esta urbanización, plagada ahora de famosos, era puro prado. Hubo un tiempo en que el wéstern gobernaba la escena y los estudios de rodaje compraban enormes extensiones de terreno en California para utilizarlas como ranchos de sus películas. En los años 20, Warner y Paramount compraron miles de hectáreas en la zona y establecieron ahí sus legendarios sets de cine y televisión. Asimismo, el Spahn Ranch, lugar en el que la familia Manson alternó orgías y planes de asesinato, se encuentra a solo 20 kilómetros de allí. Hoy todo eso quedó atrás y, gracias a la promesa de privacidad y lujo, decenas de famosos se han visto atraídos por su sofisticación. Sin embargo, a Calabasas le ha costado encontrar su cometido dentro de un estado donde cada localidad parece tener una función muy definida.

Antes de ser tierra de celebrities, Calabasas también pretendió, sin éxito, convertirse en una especie de Silicon Valley y albergar grandes empresas de tecnología. Sin embargo, la mayoría acabó cerrando, aunque aún permanecen en su territorio la sede del gigante de las telecomunicaciones Ixia y la de The Cheesecake Factory. De ese intento de paraíso emprendedor y de los estudios cinematográficos ya no queda casi nada. En su lugar hay un centro comercial con tiendas y restaurantes de lujo, The Commons at Calabasas, un pequeño Disneyland frecuentado por famosos y paparazzis.

Paramount Ranch, construido en 1950, ahora es una atracción turística de Calabasas.

The New Age

La nueva era de esta ciudad, incorporada al condado de Los Ángeles en 1991, comenzó en 2003 con el rodaje del reality show ‘Newlyweds’, protagonizado por la cantante y actriz Jessica Simpson y su hoy ex marido Nick Lachey. En él, la pareja mostraba su vida cotidiana frente a las cámaras. Ese fue un antes y un después para que Calabasas se convirtiera en el set ideal donde documentar la vida de los famosos. El más conocido de todos, por supuesto, es ‘Keeping Up with the Kardashians’, en emisión desde 2007. El polémico programa de telerrealidad se graba, entre otros lugares, en la casa de Kris Jenner, madre de las voluptuosas y exuberantes hermanas.

Desde entonces, Calabasas se ha convertido en la zona residencial habitada por celebs más famosa después de Beverly Hills. Pero, ¿qué es lo que ofrece esta ciudad ubicada entre las colinas del Valle de San Fernando y las Sierra de Santa Mónica? La promesa de un lugar apacible y tranquilo donde puedan pasar desapercibidas, si bien les resulta imposible librarse por completo de las cámaras indiscretas –drones incluidos–. Esta pequeña localidad tiene, además, la ventaja de ubicarse a 48 kilómetros del centro neurálgico de Los Ángeles, por lo que está lo suficientemente cerca para trabajar en la ciudad y lo suficientemente lejos para fingir que vives en el campo.

Calabasas es, junto con Beverly Hills, la zona residencial habitada por celebs

Pero eso no es todo. En estas tierras, antiguamente habitadas por los indios Chumash, es fácil conseguir permisos para construir mansiones de ensueño. En otras palabras, es un sitio ideal para la exhibición ostentosa de la riqueza. El buen gusto, claro está, brilla por su ausencia. Las lujosas residencias no se caracterizan por su elegancia, sino más bien por un estilo que roza lo kitsch. La mayoría tiene escaleras de caracol, suelos de mármol, cascadas y patios traseros gigantes con impresionantes vistas, además de estar repletas de estampados de leopardo y oro. Unos castillos ‘pseudomediterráneos’ que son protegidos por un batallón de guardias de seguridad. Sin duda, es el lugar donde los nuevos ricos se sienten más tranquilos.

Esta residencia, de más de 380 m², 5 habitaciones y 5 baños, está a la venta por 1’6 millones de euros en el portal de inmuebles de lujo The Importa Team Luxury Real Estate.

Fue durante la crisis inmobiliaria, que trajo consigo una devaluación del precio de las mansiones, cuando varios personajes mediáticos comenzaron a habitar esta localidad y la vecina comunidad cerrada de Hidden Hills, una de las mil que hay en la zona. Esta última, por su parte, es una de las más antiguas del sur de California. Es también la segunda comunidad más rica de Los Ángeles –por encima de Bel Air– y más “blanca” –supera a Malibú–, pues en 2010 había un 92’3% de personas de raza caucásica registradas en su censo. Además, es la más vigilada de Estados Unidos y fue la más rica del país en 2011 y 2012. Así de exclusiva es esta comunidad de apenas 2.000 habitantes.

El precio de la fama

Obviamente, Calabasas es una ciudad con un nivel socioeconómico alto. De acuerdo con su página web, que a su vez cita un censo de 2013, cuenta con 24.153 habitantes. Sin embargo, cifras más recientes hablan de una población de alrededor de 28.000 personas. La edad media es de 41’6 años, es decir, se trata de gente joven o relativamente joven. Y aquí empieza lo interesante: la media de ingresos por cada hogar es de 111.000 euros, mientras que la renta per cápita es de 43.000. En cuanto al precio de las viviendas, la media está en los 815.700 euros, aunque las fortalezas de las celebrities, naturalmente, cuestan millones. Además, su presencia ha provocado que el valor del metro cuadrado aumente. En cuanto a la educación, el 62% de los que viven en el territorio tienen estudios universitarios de licenciatura o superiores.

La media del precio de la vivienda está en 815.700 euros

Sin embargo, no todo es felicidad. Pues si bien los famosos le han dado vida y notoriedad, también han perturbado su tranquilidad y aire familiar. De hecho, no faltan quienes se quejan de la mala reputación que le dan a la zona o de la exagerada atención que reciben por parte de los medios. El caso más sonado, como no podía ser de otra forma, es el de Justin Bieber. El escándalo de sus fiestas y su temeraria forma de conducir –en una ciudad donde la velocidad máxima permitida es de 40 km/h– no le hacen nada de gracia a sus famosos vecinos. Pero también están quienes se sienten orgullosos del aumento del turismo. Cada ciudad tiene sus retos y lidiar con las extravagancias de personajes tan mediáticos quizá sea el de Calabasas. Al menos el de esta nueva era. Así es la ciudad de los flashazos.

*Artículo originalmente publicado en el número 49 de Vis-à-Vis. Pide tu ejemplar en papel en tienda.ploimedia.com o descarga la edición digital interactiva para iOS o Android.