¿Por qué merece la pena seguir viendo ‘Los Simpson’?

Porque además de risas, predicciones y crítica social, la serie animada más popular de la televisión continúa dejándonos grandes enseñanzas de vida.

Escrito por
Lectura: 6 min

Con todos los éxitos que ha cosechado, incluyendo 33 premios Emmy, no es de extrañar que ‘Los Simpson’ tengan hasta su propio día. Sí, este 19 de abril se celebra, desde 2017, el Día Mundial de Los Simpson, pero lo que muchos no saben es que no se corresponde con la emisión del primer capítulo de la serie, que fue el 17 de diciembre de 1989, sino a la primera aparición televisiva de la familia de Springfield. Y es que antes de tener su propia serie, ‘Los Simpson’ eran unos cortos que se emitían, cada cierto tiempo, dentro del programa ‘The Tracey Ullman Show’. Sin embargo, el éxito de la familia amarilla fue tal que dos años después Fox les firmó un contrato por su primera temporada. 35 años después de su primera aparición televisiva, la mítica serie estadounidense nos sigue dejando momentazos temporada tras temporada. Hoy recordamos  algunas de las lecciones sus lecciones vitales más valiosas.

La familia ante todo

‘Los Simpson’ son una familia peculiar, pero también una muy unida. Todas las aventuras las viven juntos y siempre están ahí los unos para los otros. Un buen ejemplo de esto lo tenemos cuando Homer renunció a perseguir sus sueños por mantener a Maggie. En el capítulo Y con Maggie, el tercero de la sexta temporada, el padre de familia rememora el día en el que renunció a su trabajo en la planta nuclear para labrarse un futuro en los bolos. Sin embargo, la noticia del tercer embarazo de Marge le hizo recapacitar y volver a un trabajo que no le llena. A cambio, él ganó un maravilloso bebé que le llena sus días de alegría. Porque Homer siempre tiene a su familia en mente, hasta en La casa-árbol del terror VII cuando les ruega a Kang y Kodos: “No me comáis, tengo esposa e hijos. Comeos a ellos”.

¿El saber da o quita felicidad?

Lisa es el cerebrito de la serie. La hija mediana de los Simpsons lo mismo se atreve a corregir a la profesora Hoover que a dar indicaciones al doctor Nick sobre cómo operar a Homer en el capítulo El triple bypass de Homer de la cuarta temporada. Asimismo, muchas veces Lisa termina siendo la conciencia de la familia y una gran crítica social, como cuando destapa la corrupción política en La familia va a Washington de la tercera temporada. Sin embargo, muchos también reprueban su actitud pedante y soberbia, algo que choca con el llamado antiintelectualismo estadounidense. Entonces, ¿la serie alaba o ridiculiza Lisa? Este el debate que hay entorno a una figura que en más de una ocasión termina agobiada e incluso marginada por sus pensamientos, como cuando descubre en Lisa, la iconoclasta, que el fundador de Springfield era en realidad un pirata asesino. Todo esto nos lleva a preguntarnos si pensar demasiado a veces nos puede llevar a la infelicidad.

Nunca sabes cuándo será la última vez

Una de las pérdidas más traumáticas de la serie, con permiso de la muerte de Edna Krabappel y Encías Sangrantes, fue el accidente de Maude Flanders. En Solito otra vez, naturalmente de la undécima temporada, la esposa del beato Ned Flanders muere en una carrera de automóviles tras ser empujada por un aluvión de camisetas que iban a Homer y caer desde lo alto de las gradas. Además del dolor de una pérdida como esa, Flanders debe afrontar la pesadumbre de haberle dicho: “No de las gordotas” como últimas palabras a su mujer. Un claro ejemplo de que nunca sabes cuándo será la última vez, por lo que hemos de cuidar al máximo posible cualquier instante con las personas que nos importan.

Resiliencia sí, límites también

Ned Flanders, con su carácter bondadoso e ingenuo, siempre intenta ayudar a su entorno y hacer del mundo un lugar mejor más fácil. Sin embargo, muchos como Homer ven en esta actitud una oportunidad de la que sacar provecho. Para más inri, la vida de Flanders no es fácil y a la muerte de su primera esposa debe sumar la de su segunda mujer, Edna Krabappel, en el episodio Cuatro arrepentimientos y un funeral de la 25 temporada. Asimismo, en Huracán Neddy, de la octava, tiene que ver cómo su casa arrasada por un huracán. Con tantas adversidades, Flanders nos deja un gran ejemplo de entereza y resiliencia frente a los infortunios. Eso sí, hasta los más buenos tiene un límite y no está de más dejarlo claro en alguna que otra ocasión, como cuando está en Jerusalén en La historia más grande jamás JO. Por eso, no olvides decir basta cuando sientas que se te ha exprimido demasiado.

No se roba

En más de una ocasión Marge educa a sus hijos en valores tan básicos como que robar está mal. Sin embargo, Homer no siempre da el mejor ejemplo. En el capítulo de la segunda temporada Homer contra Lisa y el octavo mandamiento, el patriarca consigue una tentadora oferta para tener televisión por cable gratis. Al enterarse de esto, Lisa decide no ver nada de televisión ya que se niega a participar de ello. Finalmente, Homer se ve inundado por el sentimiento de culpa y decide desinstalar el aparato ilegal. Y parece que Homer aprendió la lección, ya que en Marge, no seas orgullosa, capítulo de la séptima temporada, Bart roba un videojuego y la reprimenda que recibe de su padre no tiene desperdicio.

La tristeza es un sentimiento más

La depresión, por desgracia, es una dolencia muy extendida en la sociedad actual y los creadores de la serie ya quisieron abordarla desde sus inicios. En el capítulo El blues de la mona Lisa de la primera temporada, Lisa atraviesa unos profundos momentos de tristeza que intenta calmar tocando el saxofón. Lisa está confusa y solo sabe que siente un gran desánimo pero no sabe por qué. En un primer momento, Marge le aconseja que reprima su tristeza y se focalice en ser feliz. Sin embargo, al ver que esto solo hace empeorar a su hija, la madre le dice que  exprese sus sentimientos con sinceridad. Una lección de vida muy importante, ya que los sentimientos negativos también forman parte de nosotros y hemos de aprender a aceptarlos.

También en El bueno, el triste y la drogadicta, de la vigésima temporada, lisa cae en una depresión al redactar un informe sobre el futuro de Springfield en 50 años y ver los malos augurios que se avecinan. A raíz de esto, Homer y Marge la llevan al psiquiatra, aconsejados por el director Skinner, y aceptan darle antidepresivos. Sin embargo, al ver los efectos adversos que  tienen en su hija estos medicamentos, Marge se los retira por completo. Sin duda, una crítica directa a la medicación sistemática de los más jóvenes.

Sé fiel a ti mismo

Otra de las lecciones vitales de ‘Los Simpson’ más importante es que siempre has de estar orgulloso de tus valores y defender tus creencias. En Escenas de la lucha de clases en Springfield,  la familia se unen a un club campestre súper exclusivo y Marge comienza a obsesionarse con intentar encajar, por lo que no para de coser con la misma tela un vestido nuevo cada noche. Sin embargo, al final termina harta y se da cuenta de que lo importante es rodearse de amistades que nos quieran por cómo somos. También En Verano de un metro y medio, Lisa se va de vacaciones con su familia y conoce a unos amigos nuevos. Unas amistades que la ven de una manera muy diferente a la real, ya que la joven se empeña en ocultarles su verdadero yo para sentirse más integrada. Sin embargo, Bart termina destapando la verdadera personalidad de Lisa para descubrir que, lejos de lo que ambos pensaban, los nuevos amigos la aceptan por quien es en verdad.