‘Motomami’: el nuevo disco de Rosalía resumido en 16 versos

Uno por cada una de las 16 canciones que componen este nuevo y vanguardista trabajo con el que la cantante catalana vuelve a romper moldes.

Escrito por
Lectura: 6 min

Era uno de los discos más esperados del año y por fin ya está aquí. Las expectativas a las que hacía frente Rosalía después de ‘El Mal Querer’, considerado uno de los mejores trabajos musicales de la década, eran inmensas. Pero la cantante catalana tenía claro que su sucesor no iba a seguir ninguna estela. Porque ella ni repite ni mira atrás. Así, ‘Motomami’ llega para borrar las líneas convencionales que definen los diferentes géneros –reguetón, flamenco, jazz, bachata, R&B…– a través de un viaje musical seductor y polifacético del que cabe destacar sobre todo su atrevida producción.

Una experiencia inmersiva que, a pesar de su vanguardismo, resulta cruda y directa; y que nos invita tanto a reír como a llorar. Conceptualmente, en cuanto a las letras, es el disco más personal y confesional que ha hecho hasta ahora, dicho por ella misma, una reflexión sincera sobre temas como la fama, la sexualidad, la feminidad o el capitalismo, pero, sobre todo, una reivindicación de la mujer y la feminidad. Por si alguien tenía dudas, Rosalía nos vuelve a demostrar que juega en otra liga. Una nueva etapa que resumimos en estas 16 frases made in ‘Motomami’.

Saoko

“Yo soy muy mía, yo me transformo”
La carta de presentación de ‘Motomami’ funciona como una perfecta declaración de intenciones que se concentra en esta frase. Rosalía nos dice que ya no es la de antes, que ha evolucionado, y lo hace a base de reguetón clásico mezclado con un poco de jazz y muchas motos(mamis).

Candy

“Llevaba tu esclava para pensarte, pero de olvidarte yo ya hice un arte”
R&B melancólico que también nos recuerda, de nuevo, al reguetón antiguo –no en vano, su título es el mismo de un tema de Plan B de 2014–. Una canción sobre un amor del pasado que parece estar más que superado.

La Fama

“Es mala amante la fama, no va a quererte de verdad”
El sencillo con el que Rosalía nos introdujo este nuevo disco fue la bachata con The Weekend. ¿Y dónde está el riesgo aquí? Pues en elegir al cantante canadiense para interpretar junto a ella un género que nació en la República Dominicana. Por ejemplo. Pero esto de ser acusada de apropiación cultural Rosalía lo tiene más que superado.

Bulerías

“Soy igual de cantaora con un chándal de Versace, que vestidita de bailaora”
Los nostálgicos de ‘El mal querer’ reciben su dosis de flamenco en este cante jondo, el único del disco. Un track de 2:34 segundos que también le sirve para reivindicar su alma de cantaora se vista como se vista o cante los géneros que cante.

Chicken Terayaki

“Pa’ ti naki, chicken teriyaki”
Una de la canciones más divertidas y bailables del disco, hecho para disfrute de la generación de TikTok, plataforma que está muy presente en ‘Motomami’. Tanto es así que anoche la artista decidió presentar por todo lo alto este nuevo trabajo en dicha red social con un concierto inédito que congregó a casi 100.000 usuarios.

Hentai

“Te quiero ride como a mi bike
Esta balada compuesta entre otros por Pharrell ha sido la más polémica por su temática sexual. Su título no engaña a nadie, ya que ‘hentai’ es el subgénero pornográfico del manga y el anime, por lo que no resulta difícil adivinar todas metáforas de la canción. Una letra de alto voltaje a la que acompaña una música muy ‘Disney’, como ha contado el propio Pharrell.

Bizcochito

“No basé mi carrera en tener hits Tengo hits porque yo senté las base”
La canción más divertida y pueril del disco también sirve de tiradera para aquellos que la critican por sucumbir al mainstream, con mención especial a la Mala Rodríguez, con la que ha tenido algún que otro roce. Y es que si Rosalía hace música comercial es porque quiere, igual que si hace todo lo contrario. Porque a ella nadie la “pimpea” (tunea). Ahí queda eso.

G3 N15

“Esto no es “El Mal Querer”, eres el mal desear”
El tema más personal del álbum, escrito durante la pandemia, está dedicado a su sobrino Genís e incluye un audio de voz de su abuela en catalán. G· En N15 la artista nos habla de las cosas a las que ha tenido que renunciar para alcanzar el éxito y de su experiencia en suelo extranjero. Para llorar bien a gusto.

Motomami

“A cada copia que ves, tú dale tu bendición. Y ya no quiero competir, si no hay comparación”
Una de las pocas frases limpias que se pueden extraer de este interludio que más bien es una sucesión de rimas de palabras en japonés y muchos “Motomami”. Por si a alguien no le había quedado claro que esto no se parece a nada que se haya hecho antes.

Diablo

“La que sale por TV, no es la que yo conocí. Le pesa el Lamborghini”
La siguiente canción es una salsa en la que escuchamos la voz de Rosalía entre sintetizadores para hablarnos de nuevo sobre los avatares de la riqueza y el éxito. Además, cuenta con la intervención estelar del cantante británico James Blake, otro de los compositores del álbum.

Delirio de Grandeza

“La ambición, delirio de grandeza; hizo en mí un ser martirizado”
Y de la salsa a los boleros, en esta ocasión sobre la base de una canción del dúo alternativo Vistoso Bosses llamada Delirious y con un rapeado de Soulja Boy.

CUUUuuuuuute

Keep it cute, manito, keep it cute, que aquí el mejor artista es Dios”
Recuerda inevitablemente A Palé, el tema más anti-comercial de la artista hasta la fecha, pero CUUUuuuuuute no resulta tan oscura. Además, acaba en una balada que hace referencia a la mariposa, uno de los símbolos de este trabajo.

Como un G

“Ni escribo canciones de amor pero en esta me doblo por ti”
Otra balada sobre el desamor, sencilla y madura, a la que solo le acompaña un piano de fondo. Y no necesita nada más para emocionar.

Abcdefg

“Y Z de zarzamora, o de zapatea’o, o de zorra también”
El abecedario según Rosalía. Esto sí que no se lo esperaba nadie. Con esta retahílas de palabras, ‘Motomami’ nos viene a decir que otra de sus claves es la espontaneidad. Carne de TikTok.

La combi Versace

“Soy la marca más cara que tú no vas a poder capear”
Después de lo bien que le fue con Linda, estaba claro que Rosalía iba a querer contar con Toshika para su nuevo disco. Juntas nos presentan este temazo en el que hay reguetón, flamenco y electrónica, una fiesta como la que solo ellas saben montar en la que también se acuerdan del diseñador Giani Versace.

Sakura

“No pa’ siempre puedes ser una estrella y brillar. Voy a reírme cuando tenga 80 y mire pa’ atrás”
Y para terminar, Rosalía casi a capella, un tiro al corazón de los más puristas. La cantante le canta a la flor de Sakura, la del cerezo, que representa la inocencia, la sencillez y la belleza de la naturaleza, pero también la caducidad. Y es que Rosalía tiene claro que la fama es efímera, por eso mejor no tomarse nada demasiado en serio. Ni siquiera a ella misma.