Varios chefs nos explican sus mejores recetas para San Valentín

Cenar fuera de casa este 14 de febrero va a estar más complicado, pero eso no significa que tengas que renunciar a una velada romántica.

Escrito por
Lectura: 8 min

Con pandemia o sin ella, San Valentín llega cada 14 de febrero. Por eso, le hemos pedido a varios chefs de restaurantes muy reputados que nos recomienden las recetas para un San Valentín de lujo. Desde croquetas de marisco o sopas hasta cochinillo asado y postres que derriten a cualquiera. Con un menú así conquistarás a quien sea. ¿Te animas a hacerlo en casa?

Croqueta de carabinero, jengibre y lima de Pepe&Cro

¿Conocéis a alguien a quien no le gusten las croquetas? Nosotros no, por eso, empezamos con este típico plato que admite mil y una interpretaciones. José Camacho, chef al frente de la firma de croquetas Pepe&Cro, nos recomienda un picoteo crujiente y sabroso con el que ir haciendo boca. “Esta croqueta es la más amorosa que tenemos. Al comerla notas toda la potencia del carabinero, seguido de una sensación entre refrescante y picante del jengibre para acabar con el toque fresco de la lima”, afirma el chef.

Lo primero que hay que hacer es calentar mantequilla, añadirle 120g de harina y remover hasta formar una pasta a la que luego añadimos medio litro de leche para hacerla más densa. Después añadimos 100ml más de leche y 200ml de fumé de carabineros hasta obtener una bechamel algo líquida a la que hay que incorporar colas picadas de carabinero. Luego se le añaden 25g de jengibre y la ralladura de una lima. Una vez hecho esto, dejamos que la bechamel se enfríe y la metemos una noche en la nevera. Al día siguiente, se va mezclando la masa en forma de croqueta con un huevo y pan rallado y se mete a enfriar en la nevera para, finalmente, freírlas. Pero si te ha parecido complicado, siempre puedes encargarlas y Pepe&Cro te las lleva a casa.

Sopa de trufa negra de La Cocina de María Luisa

La trufa es la expresión del buen gusto culinario y toda una declaración de intenciones. Para María Luisa Banzo, chef de este restaurante madrileño especializado en setas, la sopa de trufa negra es un acierto seguro. “La trufa es glamour, lujo, cariño y qué mejor momento para expresar esto que el día de San Valentín. Hace frío y una sopa calentita pone las pilas. Además, la trufa es afrodisíaca, así que después, lo que Dios quiera”, bromea la chef.

Para empezar, ponemos a cocer durante 30 minutos una trufa de unos 50g en dos vasos de agua con unas gotas de Brandy, sal y pimienta blanca. Mientras cuece la trufa, cortamos pan en lascas muy finitas y en la sartén las vamos dorando con un poco de mantequilla. Cuando la trufa esté cocida, la cortamos por la mitad y una parte la laminamos y la otra la trituramos con el agua de cocción y la echamos encima del pan para que se vaya haciendo despacio. Cuando el pan esté bien desecho le ponemos un huevo para que quede escalfado y, a la hora de servirla, pondremos por encima la mitad de la trufa que habíamos laminado. “Es como una sopa castellana con el glamour de la trufa”, comenta la cocinera.

Tartar de atún del Hotel Ritz-Carlton, Abama

Si no eres tan de cuchara, puedes preparar como primer plato un sublime tartar de atún. César González, chef de El Mirador, nos recomienda una receta muy especial de su particular tartar. “Aunque no es un plato tradicional canario, está hecho con productos de nuestra tierra, donde se mezcla lo exótico con los sabores del mar. Hecho con almendras de Santiago del Teide, mangos cultivados en Guía de Isora, cilantro de nuestra huerta y cómo no, el atún “Patudo Canario”, el producto estrella del plato”, explica el chef.

Para esta sencilla receta hay que picar 200g de atún, 30g de mango, 10g de almendras y un poco de cilantro. Para el pan que acompaña a la receta se necesitan 7g de levadura, 250g de harina de trigo, agua y sal. Todo esto se debe amasar durante 15 minutos, dejarlo reposar 1 hora y hornearlo a 300ºC hasta que suba y terminar de dorar a 180ºC. Para acabar, solo has de montarlo, colocar dos panes y disfrutar.

Cochinillo asado de La Terraza del Santo Domingo

El cochinillo asado es uno de los platos estrella de nuestra gastronomía y en el restaurante del madrileño Hotel Santo Domingo lo preparan a baja temperatura, con patatas y deshuesado. Para Francisco González, responsable del restaurante, es la mejor opción para el Día de los Enamorados. “El cochinillo asado es un plato que enamora a nuestros clientes y se ha  convertido en seña de la casa, por eso es una apuesta segura para triunfar con tu pareja, también en casa”, promete el experto.

El primer paso es abrir un lechón de 4 kilos, confitarlo con grasa de pato y ponerlo al horno durante 24 horas a 65ºC. Una vez transcurrido este tiempo, se procede a deshuesar todo el lechón, se colocan los lomos como si fueran un libro al cerrarse y se prensan en frío durante un día. Con dos hojas de laurel, aceite de oliva y las patatas se prepara el puré que acompañará al plato. Por otra parte, los huesos del lechón los rehogaremos en una cacerola junto con una cebolla, zanahoria y media cabeza de ajo mientras vamos echando 250cl de vino Verdejo. Una vez reducido el vino, añadimos los jugos obtenidos de la cocción del cochinillo al confitarlo y lo echamos al cochinillo laminado una vez lo horneemos durante 8 minutos a 185ºC. Laborioso, pero exquisito.

Pollo con almendras y patatitas del Hotel Los Ánades

Si el cochinillo te parece demasiado pesado para una cena, puedes optar por una receta algo más ligera de pollo al horno con almendras. Esto es lo que nos recomiendan desde el hotel rural Los Ánades de Guadalajara. “Es sencilla y original. perfecta para preparar en pareja, y con el toque diferente y especial de la almendra”, aseguran.

Antes que nada, has de salpimentar algo más de un kilo de pollo troceado y marcarlo en la sartén con un poco de aceite de oliva virgen. Una a vez que lo hayas pasado por la sartén, lo apartas y picas una cebolla para sofreírla junto a 4 dientes de ajo. Después, añades 80g de almendras y un poquito de pan y lo tuestas todo junto durante un par de minutos. A continuación, añades medio vaso de vino blanco y lo dejas hasta que el alcohol se evapore. Después, bates el sofrito y lo viertes en la sartén con la carne y dos patatas troceadas. Finalmente, tapas la sartén y la dejas a fuego medio durante unos 25 minutos hasta que el pollo y las patatas estén tiernas. Un plato sencillo y perfecto para una cena redonda.

El último beso de La Mesa de Conus

¿Qué mejor ocasión que esta para ponerse golosos? Desde Vigo, el cocinero Víctor Conus, al frente de La Mesa de Conus, nos trae un postre muy especial a base de chocolate. “Me quedo con este postre porque siempre sorprende, ya que son unos labios de chocolate. Ya de por sí el chocolate es afrodisíaco, pero además aquí sumamos la forma y, encima, se come con las manos, por lo que es imposible no enamorarse. A la hora de hacerlo no es especialmente complicado, pero hay que tener paciencia y mucho cuidado a la hora de desmoldarlo”, advierte el cocinero.

Para este rico postre necesitas 50g de leche entera, 2,5g de glucosa, 75g de chocolate, 100g de nata y gelatina. Lo primero es calentar la leche con la glucosa y añadir la gelatina. Después, fundimos el chocolate y lo mezclamos con la leche y la gelatina. Añadimos la nata fría y lo dejamos cristalizar una noche en la nevera. Para terminar, una vez enfriado lo echamos en los moldes con forma de labios, lo congelamos y lo bañamos con chocolate blanco, manteca de cacao y colorante rojo. Y así es como obtienes un bombón con el que conquistar a cualquiera.

Té con leche especial San Valentín de Bichopalo

Si no eres muy de chocolate y te apetece algo más refrescante, Daniel Pozuelo, chef del restaurante Bichopalo en Madrid, nos sugiere este postre. “En las ocasiones especiales hay que ofrecer y sorprender con algo diferente, original y único”, explica el cocinero que ha elegido este postre con helado de coco y lima y bizcocho de té matcha como el final perfecto para una cena romántica.

Para la crema de limón debes exprimir y colar 8 limones y cocer este zumo al baño maría junto con azúcar, 8 huevos y 250g de mantequilla. Para el bizcocho, por su parte, debes triturar 20g de té matcha con 6 huevos, leche, 100g de azúcar y 200g de harina de maíz. Después, rellenas un molde y lo dejas reposar durante 2 horas. La clave de esta receta está en empapar el bizcocho con un almíbar que se obtiene de mezclar licor de rosas con azúcar y dejarlo enfriar. A la hora de emplatar y tras empapar el bizcocho con el almíbar, puedes añadir además del helado de coco y la crema de limón, unas almendras tostadas.

Cóctel San Valentín con Alma de El jardín de Alma

Una cena tan espectacular y sabrosa como esta se merece un brindis a la altura. Desde El Jardín de Alma, uno restaurante que se ha convertido en el vergel de moda en la capital, nos recomiendan el cóctel San Valentín con Alma que han preparado el equipo de coctelería Gades Fusión. “Es un cóctel con un toque de rosas y frambuesas que marida a la perfección con el postre Corazón de Chocolate del restaurante. Además, en casa también es perfecto para maridar con el dulce final elegido para la ocasión”, recomiendan los cocteleros.

Es un combinado de ginebra infusionado con rosas, licor de Cassis y zumo de limón. Para prepararlo hay que llenar la coctelera con hielo y poner tres frambuesas en trozos pequeños. Luego, se añade el zumo de limón, el licor de Cassis y el destilado para mezclarlo todo bien pero sin partir mucho el hielo. Se sirve en una copa fría y terminamos con una pompa de humo de un mixed Berry Smoked Bubble de Flavour Blaster.