‘Supervivientes’ y Cayos Cochinos: ¿qué hay detrás de esta alianza?

Te contamos por qué este pequeño archipiélago hondureño lleva siendo la base de operaciones del famoso reality de Mediaset desde 2014.

Escrito por
Lectura: 6 min

Aunque la mayoría no sepa ubicarlo en un mapamundi, Cayos Cochinos es ya un lugar de referencia para los más de tres millones de espectadores que, de media, ven ‘Supervivientes’ cada año. Por eso, el archipiélago hondureño donde se graba desde 2014 es ya un lugar de sobra conocido. Aunque lo que muchos no saben es que la isla paradisíaca, lejos de estar totalmente desierta como parece, se encuentra habitada por el pueblo garífuna y el equipo de 140 profesionales que logra cada directo. Con esta nueva edición, rompemos la cuarta pared para contarte todo lo que se esconde detrás de esta aventura.

Los Cayos Cochinos, un conjunto de islas formado por dos pequeñas islas y 13 cayos más pequeños de coral, se sitúan a poco más de 30 kilómetros de la costa norte hondureña, La Ceiba. Un enclave paradisíaco que fascinó a la productora Magnolia en 2014 y en 2015 a la nueva responsable del reality, Bulldog TV. Antes, ya habían probado localizaciones como Panamá, Islas Seychelles, República Dominicana, Kenia, Brasil, Nicaragua y Honduras en las ediciones de 2007, 2008 y 2011.

Declarado reserva marina en 1994, la isla se encuentra bajo la administración de la Fundación Cayos Cochinos. Esta organización es la que alquila determinados espacios a la productora y se encarga de velar por un buen trato al entorno natural y la fauna de la zona. El objetivo es que el paso de los técnicos y concursantes por el lugar deje la menor huella posible. Y es que, teniendo en cuenta que solo el 10% del archipiélago está poblado y que el 90% restante es selvático, no sorprende la gran biodiversidad de la región. De hecho, en ella hay especies en peligro de extinción como la boa rosada, la tarántula enchinada y el murciélago blanco hondureño.

Espacios delimitados y mucho control

Para asegurarse de que se respete todo el espacio natural y también lograr que los concursantes tengan una sensación de aislamiento total, hay una serie de normas muy marcadas, así como lugares constreñidos y exclusivos para el rodaje. Para empezar, la isla mayor de todas, Cayo Mayor, no sale en ninguna de las grabaciones del programa porque es un destino turístico. En Cayo Menor encuentra la palapa y es donde se realizan todas las pruebas, mientras que en Cayo Paloma y Playa Cabeza de León habitan los concursantes.

Asimismo, ya que todos los espacios son reserva natural, el equipo debe seguir una serie de normas, como evitar tirar cualquier tipo de residuos, interferir lo más mínimo en el entorno natural y hacer todas las construcciones con materiales biodegradables. Además, hay ciertas especies de peces cuya pesca está prohibida, tampoco pueden cazar, solo se les permite usar materiales dados por la organización y no pueden talar árboles. Por su parte, los concursantes tienen las zonas muy acotadas, tanto para evitar la contaminación de los espacios naturales como por su propia seguridad.

El equipo tiene prohibido dirigir la palabra y mirar a los ojos a los participantes

Pero las normas para la conservación del entorno no son las únicas que se cumplen durante la grabación. Para lograr que los concursantes tengan una auténtica sensación de aislamiento y se olviden de las cámaras, el equipo tiene prohibido dirigir la palabra y mirar a los ojos a los participante. Ni siquiera pueden usar gafas de sol de espejo para evitar que los concursantes vean su aspecto a través del reflejo.  Además, un día antes de ir a la isla, los trabajadores tienen prohibido fumar y usar perfume para que los supervivientes no echen de menos ese tipo de cosas.

Una producción mastodóntica

El reality de ‘Supervivientes’ es uno de los más exitosos, no solo en España, sino en todo el mundo. ‘Survivor Africa’ es el nombre que recibe en países como Namibia, Kenia o Nigeria, ‘Expeditie Robinson‘ es como lo llaman en Países Bajos y Bélgica o ‘Survivor‘ en Estados Unidos, y también tiene ediciones en muchos más países como Dinamarca, Colombia, Italia, Israel o Francia. Sin embargo, las ediciones de España e Italia son las únicas que emiten el programa con conexiones en directo. Para ello, organizan una producción descomunal con tres helicópteros para cada gala y se realizan unos 40 viajes en embarcaciones medianas y pequeñas custodiadas por la Armada de Honduras para asegurar un buen tránsito.

El programa de Telecinco es uno de los más grandes, con cinco puntos de directo, un plató y conexiones a 8.000 km de distancia, incrustaciones de vídeo y debates con tertulianos. Para hacerlo posible se trasladan más de 32 toneladas de equipo a Honduras, entre lo que se cuentan generadores de electricidad, servidores, ordenadores y mesas de mezclas. En total, en su producción participan más de 140 trabajadores, 40 de ellos locales que se conocen el entorno a la perfección, que se organizan en equipos compuestos por un operador de cámara, un redactor o inspector de playa y, en ocasiones, un sonidista. Todos ellos trabajan 12 horas al día y libran un día sí y uno no.

El Hotel Palma Real es el centro de operaciones

Un hotel como base de operaciones

Pero el concurso se prepara mucho antes. La producción ejecutiva se traslada a Honduras ya en diciembre para comenzar a revisar las localizaciones e ir coordinando todo lo necesario con los proveedores y las autoridades locales. Tanto los productores como el resto de los trabajadores y los propios concursantes al ser expulsados se alojan en el Hotel Palma Real, un lujoso reciento con playa privada ubicado en La Ceiba. Una pequeña ciudad de vacaciones que cuenta con tres piscinas, un parque acuático, pista de tenis, tiendas y diversas villas y habitaciones. Además, el resort está a media hora en barca de los Cayos Cochinos, tiene el hospital cerca y posee muelle y helipuerto.

Asimismo, el hotel es el centro de operaciones. Todas las imágenes grabadas en la isla se editan allí y también se reciben las tomas en directo a través de un cable de fibra óptica submarino de casi 10 km. Una vez allí, sube 36.000 km hasta los dos satélites que tiene disponibles el programa y se envía a 8.000 km a Madrid. Además, la grabación es prácticamente constante y cada día se realizan entorno a unas 50 horas de vídeo de las que luego se sacan los momentos más jugosos para montar todos los cortes que se muestran en el programa.

Así que ya sabes todo lo que esconde cada edición del reality de supervivencia, aunque esta nueva edición contará con alguna que otra sorpresa. Para empezar, los supervivientes entre los que se encuentran el esgrimista Yulen Pereira, Anabel Pantoja y la ex concursante de ‘OT’ Ainhoa Cantalapiedra se enfrentarán a 65 pruebas inéditas que, según adelantan, son mucho más extremas que las ya vistas. Además, habrán nuevas localizaciones y una especie de parásito que adelantan provocará asco entre los concursantes. ¿Ganas de empezar la aventura?

¿Un reality perjudicial para los locales?

El archipiélago de Cayos Cochinos fue bautizado así a partir de la ocupación británica, hace más de 200 años, debido a que los ingleses comenzaron a fomentar la cría de cerdos en la región. Y prácticamente desde entonces, el pueblo garífuna vive allí, dedicándose fundamentalmente a la pesca artesanal con cayucos y redes. Sin embargo, en los meses de grabación, a los habitantes se les limita el acceso a los bancos de pesca y deben viajar mucho más lejos para poder conseguir su sustento. Por ejemplo, en Cayo Paloma, donde viven los concursantes, es donde suelen pernoctar muchos isleños y salar el pescado, pero durante la duración del programa se les impide acceder a él. Jugar a los naúfragos tiene sus consecuencias.