8 canciones en las que la marihuana fue la musa inspiradora

En el Día Mundial de la Marihuana, nada mejor que motivarnos con estas odas a la planta más alegre de todas.

Escrito por
Lectura: 4 min

Es la droga ilegal más consumida. En 2019, el porcentaje de la población española que consumía cannabis se situaba en un 10,5% y cada año mueve millones de euros de manera ilegal. Pero cifras a parte, esta planta ha servido de inspiración a muchos cantantes y grupos que no han tenido reparos en proclamar a los cuatro vientos su amor por ella, así como también reclamar su legalización. Sin ningún tipo de tabúes. Recordamos algunas de las más míticas.

Cannabis, de Ska-P (1996)

Los vallecanos movilizaron a oleadas de jóvenes con su proclama de legalización de la marihuana, todo un éxito convertido ya en un clásico para exigir la regularización de la hierba. Gracias a la rítmica métrica del skaesta canción puso en pie a miles de adolescentes de finales de los noventa y comienzos del nuevo siglo. Ahora, no hay verbena en la que no suene.

Addicted, de Amy Winehouse (2006)

Dentro de su genial disco ‘Back to Black’ encontramos esta joya del R&B. En ella, la malograda cantante le dice a una amiga que le diga a su novio que no se compre su propia hierba y que no gaste la suya. Igual que sus problemas con el alcohol y otras drogas, su afición por la marihuana tampoco fue un secreto. De hecho, en muchas ocasiones se la fotografió fumándola y en 2009 fue condenada a una multa de 420 euros por posesión.

Sweet Leaf, de Black Sabbath (1971)

Para los cuatro miembros de la banda británica Black Sabbath la marihuana siempre fue una gran fuente inspiración, aunque con el tiempo se pasaron a otras sustancias mucho más duras. Esta canción es tanto una declaración de amor al cannabis como una crítica a “las personas rectas que no saben en qué consiste, te rebajan y te silencian”.

Kaya, de Bob Marley & The Wailers (1971)

Una de las tantas composiciones en las que habló de esta sustancia que él consideraba “la curación de una nación”. Pero nos quedamos con esta porque su título es el nombre con el que los rastafaris llaman al cannabis. Más que pedir su legalización, el tema es toda una declaración de intenciones y defensa de lo importante que es para el reggae esta hierba, tanto como el agua para la vida. Porque, como dice su letra, “no hay nada más relajante que un porro cuando cae la lluvia”.

Marihuana, de Porretas (1997)

El título no deja lugar a dudas. Su letra habla de la normalidad de consumir hierba, la alaba como producto natural y critica a todos esos cínicos que la criminalizan al mismo tiempo que “le dan al Orujo”. La canción también recalca el papel pacificador de la marihuana y cómo relaja y promueve el peace & love.

Aquí no podemos hacerlo, de Los Rodríguez (1995)

Mucho más sutil que el resto de canciones, esta composición de Andrés Calamaro jugaba a la ambigüedad para que cada uno pensara lo que quisiera. Según como la interpretes, puede estar dedicada a una chica o a la planta insignia de los porretas. Aunque con su ritmo reggae y tantas indirectas al final se hace obvio. A Calamaro le molaba lo que le molaba.

Young, wild & free de Snoop Dog y Wiz Khalifa (2011)

Podría considerarse el rey de la marihuana y el mejor embajador de ella en el mundo. Snoop Dog nunca ha ocultado su pasión por los porros y en esta canción que canta junto a Wiz Khalifa, y en la que participa además Bruno Mars, habla de forma divertida sobre la libertad de consumir.

Legalize it de Peter Tosh (1976)

Aquí no se menciona de manera explícita, pero tampoco hay que ser especialmente avispado para saber que cuando este músico jamaicano habla de legalizar sin criticas ni prejuicios se refiere al cannabis. Fue escrita en respuesta a la criminalización por parte de la policía en su país y dio nombre a su álbum debut.

Foto/ Pete Still