10 personajes imprescindibles que Verónica Forqué nos regaló

La muerte de Verónica Forqué ha dejado desolada a la cultura española, pero nosotros queremos recordarla con sus mejores papeles.

Escrito por
Lectura: 5 min

La noticia pillaba a todos por por sorpresa este pasado lunes. Verónica Forqué, una de las actrices más queridas y reconocidas de nuestro país, era hallada muerta en su domicilio de Madrid en lo que parece ser un caso de suicidio. La actriz, que ha participado en más de 40 películas y varias series de televisión, también conquistó a todos en el teatro con obras como ‘Doña Rosita la soltera’ o ‘¡Ay, Carmela!’. Y es que su sonrisa inmutable, su característica voz y esa melena pelirroja son ya parte de la cultura española. Además, sus 4 premios Goya la convierten en la actriz con más premios de la academia junto a Carmen Maura. Pero aunque se haya ido, con estos personajes siempre podremos recordarla. ¡Qué heavy fuiste, Vero!

Kika en ‘Kika’ (1993)

Esta maquilladora de carácter ingenuo que un día recibe el encargo de maquillar a un supuesto muerto es uno de los personajes más carismáticos y queridos de Forqué. Dotada de un gran desparpajo y candidez, Kika es una mujer que habla con la misma naturalidad de la violación que sufre o de sus frustraciones amorosas. Un papel muy loco dirigido por Pedro Almodóvar que le supuso su cuarto Goya, aunque la película no tuvo las mejores críticas en su momento.

Pepa en ‘Pepa y Pepe’ (1995)

Si el personaje de Kika fue uno de los que más recuerda el público en la gran pantalla, Pepa es, sin duda, el papel que la convirtió en uno de los rostros más queridos de la televisión de los 90. Una comedia agridulce al estilo de la estadounidense ‘Roseanne’ con la que la actriz, que acababa de ganar su cuarto Goya, se ganó a la audiencia de la época –además de ganar un TP de Oro a Mejor Actriz Televisiva–. Junto a Tito Valverde interpretó durante dos temporadas a la matriarca de una familia de clase trabajadora con la que cualquiera podía sentir identificado.

Chusa en ‘Bajarse al moro’ (1988)

El papel de Chusa en esta tragicomedia de Fernando Colomo le otorgó una nominación al Goya a Mejor Actriz que al final se lo llevó Rafaela Aparicio. Pese a ello, su interpretación de una joven que viaja a Marruecos para traficar con droga dejó momentos únicos. Un personaje que, aunque tenía ese toque de inocencia que Forqué desprendía, era mucho más duro y decidido que otros de la actriz.

Eva en ‘Eva y Adán. Agencia matrimonial’ (1990)

Aunque ‘Pepa y Pepe’ fue la serie que le dio mayor visibilidad televisiva, lo cierto es que la actriz ya había participado en muchas series como ‘Curro Jiménez’, ‘Platos rotos’ y ‘Eva y Adán. Agencia matrimonial’. Esta última, que protagonizaba junto a Antonio Resines, fue de las que más momentos divertidos nos dejó. En ella interpretaba a una graciosa monja que, tras abandonar el convento, decidía crear una agencia matrimonial para ayudar a otros a encontrar el amor. Eso sí, todo cargado de situaciones de lo más rocambolescas. Gracias a este papel ganó su primer TP de Oro a Mejor Actriz Televisiva.

Sofía en ‘Salir del ropero’ (2019)

Ya en su plena madurez personal y profesional, Verónica Forqué se metió en la piel de Sofía, una jubilada de 74 años que decide hacer pública su relación sentimental y casarse con su novia, interpretada por Rosa María Sardà. Aunque la situación se complica a raíz de la boda de la nieta de Sofía, que va a casarse con el rico heredero de una familia muy conservadora. Un papel reivindicativo y, a la vez, tierno, que está lleno de sinceridad y de amor por la vida.

Irene en ‘El año de las luces’ (1986)

El primer Goya a Mejor Actriz de la historia fue para Verónica Forqué por su papel en este drama de Fernando Trueba en 1987. Fue por su papel de Irene, la directora de un centro de jóvenes que, reprimida sexualmente, comienza a enamorarse de un adolescente a su cargo, interpretado por Jorge Sanz. Un amor que deriva en obsesión y le hace tomar decisiones un tanto egoístas.

Isabel en ‘Sin Vergüenza’ (2001)

Una mujer fuera de sí, enfadada y buscando respuestas es lo que nos ofrece Verónica Forqué en esta comedia de Joaquín Oristrell. En ella hace de una profesora de interpretación que, tras recibir un guión y descubrir que habla sobre un romance propio, decide citarse con su ex novio para pedirle explicaciones. Una comedia disparatada gracias a la cual consiguió su única Biznaga de Plata a la Mejor actriz en el Festival de Málaga.

Ana en ‘La vida alegre’ (1987)

Antes de su papel en la serie ‘Eva y Adán. Agencia matrimonial’, Verónica Forqué ya trabajó con Antonio Resines en esta comedia de Fernando Colomo en la que interpretaban a un matrimonio de médicos. Él es asesor del Ministro de Sanidad y ella comienza a trabajar en una clínica de enfermedades de transmisión sexual en la que conoce a personajes de lo más variopintos. Gracias a este papel que le venía como anillo al dedo ganó otro Goya a Mejor Actriz.

Bárbara en ‘Enloquecidas’ (2008)

Verónica Forqué se muestra en toda su esencia en esta comedia con tintes paranormales de Juan Luís Iborra. Una historia protagonizada por una tía y su sobrina, Verónica Forqué y Silvia Abascal, que se lanzan a buscar al hombre del que la joven sobrina se ha enamorado y que, a priori, parece que murió hace algún tiempo.

Mª Teresa en ‘La que se avecina’ (2014)

Como la propia actriz confesó, durante la grabación de este eufórico, histriónico y peculiar personaje estaba sumida en una profunda depresión. Pese a ello, Forqué bordó un graciosísimo papel al interpretar a una estrambótica alcaldesa en una de las series más populares de la televisión española. Un personaje que la acercó al público más joven y que, ahora, muchos recuerdan con cariño.

F/ Pablo Blazquez Dominguez