¿Qué fue del ‘Niño pintor’ de Málaga? Te damos algunas pistas

¿Tú también has oído hablar de este famoso caso? Estos son los apuntes básicos que has de aprender si quieres ponerte al día rápido.

Escrito por
Lectura: 3 min

Es uno de los grandes misterios de la crónica negra española y en más de treinta décadas no se ha logrado averiguar qué pudo pasarle a David Guerrero Guevara la tarde del 6 de abril de 1987 cuando desapareció con tan solo 14 años. El conocido como ‘Niño pintor‘, al que muchos consideraban un joven genio, salió de su casa para dirigirse a la galería de arte La Maison, donde le iban a entrevistar por el retrato que exponía de El Cristo de la Buena Muerte. Pero, en este recorrido, su rastro se esfumó y jamás nadie volvió a saber de él. Algo que ahora podría cambiar a la luz de nuevas pistas y la investigación que la Unidad Policial Adscrita a los juzgados de Málaga está llevando a cabo.

Durante más de 30 años no hubo ninguna línea policial fija y como único sospechoso estaba un ciudadano suizo que se hospedaba en la ciudad andaluza cuando el niño desapareció. De hecho, una compañera de clase, Gema Calderón, entregó a la policía una caricatura, con gran parecido al suizo, que el niño le regaló días antes de su desaparición. Además, en 1990, una camarera del hotel donde el turista helvético se alojaba dijo haber hallado una servilleta en la que podía leerse: “David Guerrero. Huelin” —Huelin es la zona donde vivía el joven—.

Izquierda, la famosa caricatura que realizó David y, al lado, el turista suizo que, en su momento, fue el principal sospechoso.

Sin embargo, esta pista fue infructuosa, ya que la camarera dijo haberla tirado, se contradijo y, al viajar a Suiza, la policía se encontró con que el sospechoso había muerto. Además, tras inspeccionar el estudio fotográfico del posible culpable, no encontraron nada que lo vinculara al niño. Después de este fracaso, no hubo ningún avance en el caso y, en 2016, la familia tuvo que declararlo fallecido para gestionar la herencia tras la muerte del padre. Con esto, y la probable prescripción de los posibles delitos, judicialmente, el caso se dio por cerrado.

Nuevos tiempos, nuevo enfoque

Pero, ahora, los investigadores buscan analizarlo todo desde un perspectiva distinta y con nuevos métodos policiales para encontrar algo que reabra y resuelva el misterio. Esto surge después de que, en los últimos meses, la familia recibiera varios anónimos que apuntan a un tal Gervasio como autor de la desaparición. Según las cartas, este hombre era asiduo a la peña El Cenachero, donde David recibía clases de pintura y donde tenía pensado ir tras la exposición.

Retrato artístico de David Guerrero. Foto: Vic López (Pinterest).

Estos anónimos comenzaron a llegar cuando el hermano mayor de David, Jorge Guerrero, y el periodista Daniel Carretero empezaron a indagar sobre el caso. Durante meses, ambos estuvieron entrevistando a todas las personas del entorno del joven y sus indagaciones apuntaban a la misma peña andaluza. A estos misteriosos mensajes, se suma que, el pasado mes de octubre, Gema Calderón recibió en su buzón la misma caricatura que hace años entregó a la policía. Al reconstruir el sumario, los investigadores no han hallado el dibujo, por lo que piensan que puede ser la original. La ex compañera de David, además, asegura que no está empadronada en este nuevo domicilio, por lo que no sabe cómo pudieron dar con ella.

Con todos estos interrogantes, la Unidad Policial Adscrita a los juzgados, que lleva ya un año volcada en el caso junto a los agentes del Grupo de Homicidios, quiere dejar atrás toda contaminación externa y centrarse en el expediente original, así como en los nuevos testimonios que sitúan al joven artista en la galería La Maison y en la peña andaluza, cuando siempre se pensó que no llegó a coger el bus que le debía llevar a la exposición. No obstante, por el momento, el misterio sigue sin resolverse.